“Mezcal que sabe a mí”

Recuerdo a Siegrid Wiese tomando mezcal con pulcritud en el primer In Situ, el del Txalaparta, acompañándolo con un vaso de agua: un caballito de espadín, seguramente, con el que, como ella misma dice, “no hay pierde”.